Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Palabras del Secretario de Desarrollo Social de la CDMX, Alejandro Piña Medina, durante la entrega de tarjetas a nuevas beneficiarias del Programa Seguro Contra la Violencia Familiar 2018

Publicado el 11 Julio 2018
11 de julio de 2018

Muchas gracias, muy buenas tardes a todas las personas que nos acompañan el día de hoy y todos los que forman parte del presídium. Les damos la cordial bienvenida a esta entrega de 296 tarjetas a nuevas derechohabientes.

Dr. José Ramón Amieva Gálvez, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Con su venia.

Hoy en día, sigue siendo necesaria nuestra reflexión respecto a las conductas y actitudes que han llevado a que las mujeres se enfrenten a diversos tipos y modalidades de violencia.

Este ejercicio reflexivo es necesario cuando conocer cifras alarmantes como las que muestra la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares del año 2016, que indica que de los 46. 5 millones de mujeres de 15 años o más, dos de cada tres han padecido al menos un incidente de violencia dentro de su ámbito familiar o en el contexto de su relación de pareja.

Los datos de esta Encuesta son sin duda alarmantes, pero son la expresión de una diversidad de situaciones que desafortunadamente se han normalizado, y las cuales debemos erradicar para lograr que las mujeres en esta ciudad y en este país, puedan desarrollarse con plenitud.

Si bien es cierto que la violencia a la que se exponen las mujeres deriva de una estructura de abuso de poder y que está se ha perpetuado a lo largo de la historia de la humanidad, también lo es que cada vez somos más las personas conscientes de que el reto de prevenir, de erradicar la violencia de género, es una tarea individua, colectiva, de mujeres y hombres.

Las niñas, las jóvenes, las mujeres y adultas mayores, tienen derecho a vivir una vida sin violencia. Y para garantizar este derecho, desde el Gobierno de la Ciudad de México, desde la Secretaría de Desarrollo social, a través de la Dirección General de Igualdad y Diversidad Social, asumimos el compromiso de llevar a cabo acciones que contribuyan a generar una cultura de respeto hacia las mujeres y mujeres trans, así como condiciones de igualdad para su desarrollo en todos los ámbitos de la vida social.

Estamos conscientes de que la autonomía económica es una condición indispensable para el empoderamiento de las mujeres, así como para superar las situaciones de violencia a las que llegan a estar expuestas.

De ahí, la importancia de programas, como el que hoy entregamos, Seguro contra la Violencia Familiar, en el cual las derechohabientes reciben un apoyo económico mensual hasta por un año.

Con ello buscamos que las mujeres inicien un proceso de fortalecimiento en la toma de decisiones y rescate de sus derechos.

Sin dejar de mencionar, que la organización y la lucha de las mujeres por generar condiciones de igualdad y paz, ha sido y aun es fundamental en este caso

Gracias a todo ello, hoy contamos con leyes y mecanismos robustos para prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género. Sin embargo, el reto mayor, el que tenemos todos nosotros es el impulso de transformación cultural hacia el respeto pleno a las mujeres y a sus derechos.

Nuestra tarea como gobierno, no solamente es echar a andar este entramado institucional, es sobre todo, tener la convicción y tener compromiso de contribuir a la construcción de una sociedad igualitaria y libre de la violencia machista que hoy vulnera y trunca la vida de muchas mujeres.

Aprovechemos todos los espacios para hacer un llamado a la acción para que seamos cada vez más conscientes de lo que implica esta problemática social, busquemos conducirnos con empatía y ser solidarios con quienes padezcan una situación de violencia. Y principalmente, alcemos la voz para decir: ni una mujer más, violentada; A todas las queremos vivas, libres seguras y plenas.

Enhorabuena, gracias a todos.