Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Mensaje del Secretario de Desarrollo Social de la Ciudad de México, Alejandro Piña Medina, en la inauguración del Primer Foro Ciudad y Mujeres

Publicado el 16 Octubre 2018
16 de octubre de 2018

Buenos días a todos y todas la presentes, a quienes nos acompañan en el presídium.

La Convención sobre la Elminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, por sus siglas en ingles CEDAW, desde su entrada en vigor en 1981, es un documento emblemático de la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, ya que constituye un marco de referencia para los estados que la adoptan para instrumentar medidas equitativas, jurídicas y cambios institucionales que impulsan la igualdad de género, que coadyuvan a eliminar la discriminación contra la mujer e incorporar la perspectiva de género.

Es sobre todo un instrumento que nos permite dimensionar que existen una serie de patrones, conductas, y situaciones que han permeado social y culturalmente en arbolar un estatus de discriminación hacia la mujer, limitándola en el ejercicio pleno de sus derechos y estableciendo brechas en el ámbito para su desarrollo educativo, personal, laboral, político y económico.

Por lo tanto, nos permite tener elementos para poder cambiar ese estatus quo y construir un nuevo paradigma que cimente el desarrollo de nuestra sociedad en la igualdad.

La situación de violencia que viven las mujeres en México es una problemática que ha ido en aumento, refleja la importancia de contar con marcos de referencia como la CEDAW que nos marque una línea de acción para actuar y erradicar situaciones como ésta. De acuerdo a datos de INEGI, tan sólo en Enero de 2018 se registraron en promedio nueve asesinatos de mujeres al día, mientras que de enero de 2015 a diciembre de 2016 sucedieron 5 mil 118 defunciones femeninas por homicidio.

Por otra parte, la Encuesta Nacional sobre Dinámica de los Hogares de 2016 arroja que siete de cada 10 mujeres en México han sufrido violencia, mientras que de los 46.5 millones de mujeres mayores de 15 años que habitan en este país, el 66 por ciento ha sufrido, al menos, un incidente de violencia.

Desde 1981 la CEDAW ha sido ratificada por 188 países, entre ellos, México. En julio de 2018 nuestro país presentó su Noveno Informe Periódico ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer, mismo que fue examinado y del cual dicho Comité ha elaborado una serie de recomendaciones al estado mexicano. Si bien, se reconocieron avances en materia legislativa y en cuanto a planeación y diseño de política pública para garantizar la no discriminación hacia las mujeres y la igualdad de oportunidades para niñas y mujeres en el país, las recomendaciones también expresan la preocupación por el contexto de violencia que existe en él.

La CEDAW ha propiciado avances en distintas latitudes del mundo; por ejemplo 173 países garantizan la licencia de maternidad con goce de sueldo; 125 consideran la violencia doméstica como un delito; 117 prohíben y sancionan el acoso sexual; 117 más cuentan con leyes de igualdad de remuneración.

Sin embargo, hay mucho camino por avanzar puesto de acuerdo a datos de ONU Mujeres aún hay 603 millones de mujeres que viven en paises que no consideran la violencia doméstica un crimen. Exsten aún 600 millones de mujeres que tienen empleos vulnerables por sus condiciones, por los riesgos o por ingresos.

Hoy, estamos viendo crecer y surgir generaciones de mujeres hombres con una concepción del mundo en la que la igualdad es la norma para la convivencia, en la que no se aceptan los estereotipos ni la opresión ni los límites hacia su derecho a decidir.

A lo largo de la historia las mujeres noasvhan dado ejemplo de lucha contra su opresión sus derechos y libertades, que en algún tiempo parecian inalcanzables y que, por supuesto hoy en día, nadie debería negarles.

Somos testigos de que no están dispuestas a retroceder en el camino que se han abierto en todas las áreas de desarrollo ni a permitir que les sea violentado. De eso debemos ser conscientes como sociedad, de la importancia de abrir nuestra mente h nuestros oídos para ser aliados, para acompañarla en este esfuerzo por hacer de la igualdad de género y de una vida libre de cualquier tipo de violencia, una realidad.

Esta lucha, que todas y todos debemos compartir, es incluyente; los hombres debemos ser partícipes y ayudar a reconstruir conductas, actitudes, estereotipos y prejuicios. No pongamos resistencia a este cambio de paradigma, pues ver al mundo desde una perspectiva de género nos hará mucho más libres y plenos a todos.

No sintamos como amenaza el poder que ejercen y buscan las mujeres ya que su libertad y empeoramiento nos convienen a todas y todos como sociedad, pues como bien reconoce la misma CEDAW la participación de la mujer en igualdad de condiciones con el hombre es necesaria para la pacificación, el bienestar y el desarrollo de esta país.

Recordar las palabras de Judith Butler Se hace necesario para entender el objetivo de nuestros esfuerzos en pos de la igualdad de género: "Cualquiera que sea la libertad con la que luchamos debe ser una libertad basada en la igualdad".

Que esto sea nuestra motivación para seguir adelante, para tomar la palabra, alzar la voz y llamar a la accion colectiva para construir nuevas condicines de convivencia y desarrollo.

Muchísimas gracias a todos.